viernes, 25 de octubre de 2013

Tapizando el cabecero para el espacio de mi cama y más....

Cuando me trajeron la cama para mi habitación estaba muy ilusionada por que era tan grande que enseguida me puse a darle vueltas a la cabeza para decidir cómo iba terminar de decorar su espacio. Me refiero al cabecero que iba a adosar a la pared.
Y al principio no lo tenía muy claro pero pronto decidí que finalmente sería algo muy sencillo.
Con un poco de asesoramiento lo vi claro. Yo haría mi cabecero.
Lo que tenía en mente era hacer un cabecero muy simple con unos botones para acolcharlo, sin más.
Antes de comenzar a tapizar hice unos agujeros en el tablero de madera con un taladro para que, una vez tapizado el cabecero, nos sirviesen para colocar los botones y así poder acolcharlo.
Para empezar a tapizar, pegué la gomaespuma, de unos 4cms de grosor, al tablero de madera con adhesivo de contacto. Apliqué adhesivo en el tablón y en la gomaespuma y después de unos minutos de secado (8-10 minutos) uní las dos partes para que quedasen perfectamente pegadas.
Después, coloqué la guata bien estirada sobre la pieza de gomaespuma con el tablón ya pegado y me preparé para tapizar.
Puse una grapa en el centro del tablero y fui avanzando hacia las esquinas. 


Una vez que la guata estaba perfectamente grapada, coloqué la tela bien estirada en una mesa y encima el tablón de gomaespuma y guata. Entonces comencé a tapizar el cabecero. Se trataba de grapar desde el centro del tablero hacia las esquinas dejando una separación entre grapa y grapa de unos 3 o 4 centímetros y tensando mucho la tela en todo momento.  Finalmente rematé las esquinas y corté toda la tela sobrante.
Al tratarse de un cabecero con unas dimensiones bastante grandes resultó un poco más incómodo a la hora de trabajar y tengo que decir que recibí un poco de ayuda. 
Otro problema que me encontré fue que elegí una tela de polipiel negra muy chula pero demasiado dura para tensar a la hora de tapizar y a la hora de rematar las esquinas. Pero al final lo conseguí.
El mismo problema que me encontré al forrar los botones con esa misma tela. Al ser tan dura era imposible forrar los mismos de ninguna manera.
Así que pasé al plan B y elegí otra tela más blanda para forrarlos. Esta vez cambié de color por que me pareció buena idea darle un toque distinto y para que resaltaran más los botones sobre el cabecero. Compré una tela gris con un tono muy parecido al resto de la habitación. El tamaño que elegí para los botones fue aproximadamente de una moneda de 2€.

Y comencé a acolchar el cabecero. 
Una vez habíamos pasado el hilo por el agujero del botón, se trataba de ir, ayudándonos de una aguja bastante gorda, atravesando, por la parte tapizada, el tablón por los agujeros que taladramos al principio y tensando mucho el hilo para que se fuese acolchando poco a poco.
Después, y cuando ya estaba muy tensado, grapé el hilo al tablón por la parte de atrás.
La verdad es que necesité ayuda para colocar los botones por que no podía tensar y grapar al mismo tiempo debido a las dimensiones del cabecero, así que mientras uno tensaba bien los botones, el otro grapaba el hilo por la parte de atrás.
Al final coloqué 20 botones y éste fue el resultado:


Y como me gustó tanto el resultado del cabecero que, al final, terminé tapizando también el de la habitación de invitados aunque de un tamaño mucho más pequeño y siguiendo el mismo procedimiento:

jueves, 3 de octubre de 2013

Ya tenemos nuestro sitio en Facebook!!!!! 
Seguidnos en:

https://www.facebook.com/maderademindi/

@maderademindi






¡¡Seguimos creando!!