sábado, 4 de julio de 2015

¿¿Y por qué no transformar unas viejas lámparas??

Un día mi amiga Sara me trajo unas lámparas verdes y blancas que eran las que tenia en su habitación cuando ella era pequeña. Eran unas lámparas chulas pero muy viejecitas aunque estaban muy bien conservadas. Me dijo que si yo podía hacer algo con ellas por que ya las iba a tirar. La verdad es que estaban mas que amortizadas pero, por supuesto, las tenia que dar una nueva oportunidad. Reciclaje, transformación, cambio... ¡Me encanta!
Así eran:
Sarasi, como yo la llamo, es muy, muy divertida. Me gusta verla reir, con sus hoyuelillos en su cara y, además, es un encanto porque siempre se acuerda de mi cuando ve algo relacionado con la restauración o con el reciclaje.
A ella le gustan mucho las manualidades y hace cosas chulísimas pero siempre me dice que con la restauración no se atreve. Y yo sigo animándola por que sé que ella puede hacer lo que quiera! ¡Creatividad!
Lo que mas me gusta de ella es la expresión de su cara cuando le enseño algún trabajo que he terminado. Y ahí es cuando entiendo que tengo que seguir con mi pasión e intentar contagiar a los demás por que es alucinante. ¡¡Y a ella la contagiaré!!
Por todo esto, decidí modernizar sus lámparas para que pudiese seguir utilizándolas, o por lo menos para que decorasen algún espacio especial de su casa.
Las tulipas de las lámparas eran de plástico fino pero  que no estaba roto por ningún sitio así que iba a ser algo muy rápido y sencillo pero a la vez muy muy muy original..
Realmente en esta transformación utilicé una técnica muy chula que sólo requirió tres sencillisimos pasos:

Primero imprimé el pie de la lámpara pequeña y el enganche al techo de la lámpara grande. Un par de manos de imprimación blanca serian suficientes. Utilicé un trocito de espuma para pintarlas en lugar de la paletina.




Antes de continuar, pegué  con adhesivo de contacto los aros de las tulipas por que estaban despegados por algunos lados y habia que dejarlas bien reforzadas antes de empezar con la transformación. 

Para modernizar las tulipas, utilicé un trozo de tela blanca para cada una de ellas. Los empapé en una mezcla de arkil, agua y cola blanca y simplemente empecé a "modelar" a mi gusto. Quería que fuesen lo mas original posible y que el cambio fuese total.
Una vez secaron, las tulipas quedarían muy duritas al tacto y listas para pintar.  
El tercer paso, por tanto, era simplemente darle un toque de color para terminarlo. Yo elegí un spray color plateado para modernizar las tulipas y el resto de las lámparas las pinté con una pintura acrílica color negro satinado.
La pintura de spray seca muy rápido. Apliqué una primera mano y a los 15-20 minutos las rematé con una segunda para aplicar bien la pintura en los recovecos de la tela.
Fijaos qué cambio con tan poquito:

Yo creo que es una buena manera de mantener cosas tan simples y continuar utilizándolas dando un fácil y rápido cambio radical. Por el momento, ¡seguiran iluminando tu vida!
La expresión de tu cara, ¡lo mejor!
¡Disfrutalas Sarasi!
¿Qué os parece el cambio?
 :)

2 comentarios:

  1. Increible lo que has hecho! Tremendamente bonitas y modernas!
    Sigue enseñandonos cosas tan maravillosas!!

    ResponderEliminar
  2. Te gustan? Si es que con muy poquito se pueden hacer cosas maravillosas!!! Seguimos transformando!
    Gracias amig@!!!!!!!!

    ResponderEliminar